jueves, 7 de enero de 2010

Niños japoneses disfrazados de pan de molde


Máscara de abajo del todo a la derecha.
Cuando vi esto pensé que era imposible que un niño la eligiera: quién iba a preferir ser un pan (aunque sonriente) a un superhéroe. pero pasó. sí. un niño se acercó y se la pidió a su padre. pero no coló. me dio pena porque sin duda era un ser especial. yo creo que hasta podía ser el próximo buda.


A parte de eso he llegado a 4 conclusiones:
-Todo se puede decorar (incluso la decoración puede decorarse)
-Nada está nunca lo suficientemente decorado
-Todo puede ser más pequeño.
-Todo puede sonreír.

1 comentario:

porlatangente dijo...

Horro Vacui. Eres encantadora, ¡leches!