martes, 3 de marzo de 2009

La duda

Es importante estar de acuerdo con lo que dices. A ser posible todo el rato. Puedes cambiar de opinión, claro. Siempre y cuando mientras estés diciendo esta nueva opinión estés de acuerdo contigo mismo. Ante la duda se valora muy positivamente que, al menos, lo intentes.

Si no sabes lo que piensas es mejor que te calles. Pero no te preocupes si te gusta hablar: tienes recursos como decir "no sé"o "no estoy seguro". Tampoco te preocues si te gusta tener razón: si eres un poco audaz es muy probable que nadie se de cuenta que no sabes lo que piensas y termine dándote la razón por algo que no solo no has dicho sino que además no estás muy seguro de haberlo pensado nunca. Seguramente tal pensamiento ni siquiera exista pero... gracias a él tienes razón. Toma ya.

2 comentarios:

porlatangente dijo...

Ya te lo decía yo.

γγo=oγγo dijo...

Que dogmatica...