jueves, 17 de septiembre de 2009

la la la la

Luca me ha dicho que la lluvía debería convertirse en confeti. Yo he estado de acuerdo y he pensado que cuando un objeto se rompe también debería volverse confeti. Así destruir el mundo sería una fiesta.

(y estaría permitido pasarlo bien y beber Tang rosa florescente)

2 comentarios:

γγo=oγγo dijo...

y crecerían vegetales multicolores y los comeríamos, y el drenaje podría estar al aire libre con figuras y formas multicolores, y el sena dejaría ese verde sucio y te imaginas la rambla de las flores con un torrente multicolor y claro las descargas eléctricas quemarían el papel y todo se incendiaria y reinaría el caos absoluto y todo seria destrucción y anarquía,

Hipster dijo...

Brillante.