martes, 29 de julio de 2008

un pulso


"Nubes pasajeras" de Aki Kaurismäki

Lo que más me gusta de este diálogo es esa posibilidad de convertirlo todo en una carrera. La vida sería como unos Juegos Olímpicos. Cuando fueras al banco y no te concedieran un crédito podrías decir: "a ver quién aguanta más debajo del agua" y si te despidieran retar al jefe con un "veamos quién salta más lejos". Las posibilidades son infinitas. Cuando el médico diga "estás enferma", refutarlo con "a ver quién se ríe antes" o en el caso de no conseguir ser perdonada, ganar el indulto con un “piedra, papel, tijera?”.
Ante un fracaso siempre podrías proponer un concurso de eructos o una carrera de sacos. Así, cuando te dejara tu pareja te quedaría lo de "te echo una carrera" y si, aun y todo, vuelves a perder tendrías la excusa de seguir corriendo. Lejos. Aunque, igual, lo mejor sería contestar con un "soy más alta". Irrefutable. Has ganado.

1 comentario:

dadanoias.net dijo...

http://www.galleriapatriciaarmocida.com/artista.asp?id=9