martes, 23 de febrero de 2010

que la belleza fuera recíproca.

(en el metro me hubiera acercado a ti, te hubiera dicho lo increíble que eres. directamente y sin complicarme. Te hubiera sacado del vagón. Sin miedo. De la mano. Sería fácil. Sería siempre mutúo.)

1 comentario:

albert dijo...

Hombre, imprescible no es, pero sí es importante lo que tengo que decirle: me gusta su blog.

Quizá a usted le guste este:

http://lascintasdealbert.wordpress.com/