jueves, 8 de octubre de 2009

Me sentaré a tu lado a respirarte

Con cada respiración, inhalo 1022 átomos del universo. Ahora mismo, dentro de mí, tengo más de un millón de átomos que estuvieron una vez en tu estómago, en la garganta del vecino o en el esternón de Rafael.

El 100% de los átomos de tu cuerpo serán reemplazados en menos de 2 años. Y entonces, pasado ese tiempo, seguiremos usando el mismo nombre para llamarte y yo me acercaré a acariciarte el páncreas por primera vez. Cada 24 meses de nuevo.

1 comentario:

Laura González Flores dijo...

Es la explicación más bonita de amor que haya leido jamás!! Adoro este pedacito de escrito!