jueves, 19 de julio de 2007

A veces... uno, sin querer provoca cotidianidades estúpidas que le empujan a conversar (en lugar de solo usar palabras una detrás de la otra) y a servirse de los puntos suspensivos para el lenguaje oral.


Me voy al zapatero del final de mi calle con una caja de zapatos donde llevo un zapato de tacón rojo y su pareja, a la que he arrancado el tacón:

A-Hola!
Z-Hola, bon dia

A-Mira, m'agradaria treure aquest taló. Li porto el model perque potser l'ajuda a veure on estan els claus...

Z-Ah! Jo ja se on són.... tranquila.

A-Era per si ho podia fer una mica millor... jo he sigut una mica bèstia i... m'han quedat les marques del tornavís que he fet servir per fer palanca...

Z-?¿ Pero a veure, vols que t'arregli el taló, no?
A-No, no.. m'agradaria que trenquès l'altre. Pero... bien hecho...

Z-Em portes unes sabates perque les trenqui? Pero... tú que eres?...
¿UNA FEMINISTA?

A-?...

Z-Mira niña, yo me dejé los pelos largos y también quemé el sujetador. Y aunque no sirviera de nada, al menos lo hacía yo solita.

A-No, no... pero que yo solo quiero que saque el tacón y...

Z-Quieres que un zapatero rompa tu zapato, ¿quieres que en vez de hacer mi trabajo lo deshaga?

A-Visto así, sí...

4 comentarios:

Joan dijo...

Una vegada em vaig posar a buscar desesperadament un rellotger que aconseguí que un rellotge funcionés de forma arritmica. Un d'ells va molestar-se, un altre va començar-me a preguntar on tenia amagada la cámera i del tercer ja no me'n recordo. Veient la coincidencia trobo que no seria una mala idea de demar a professionals que desfessin el treball que altres han fet. Je je, només pel procés ja valdria la pena!!

Kahlo dijo...

jajjaja, ¡es perfecto!

marta dijo...

:)

anana dijo...

y lo mejor de todo es que el video está casi listo. tengo muchas ganas de que lo veais!!